El mundo gira en un sentido absurdo

Así estamos

Rajoy a punto de decir su enésima mentira / Iker Parriza

Rajoy a punto de decir su enésima mentira / Iker Parriza

Hasta un indigente intelectual como Zapatero, el único capaz de disputarle a Rajoy el puesto de peor presidente en la historia de España, fue capaz de hilar un discurso sereno, justo, con tintes de sinceridad y dosis de corazón sobre Adolfo Suárez, aunque a este le sobraran ya los reconocimientos.

Incluso un rey amante de las francachelas a cuenta de otros y cabeza de familia de un cotolengo fue capaz de salir en directo a hacer una declaración oficial con más fondo y más espíritu que la de Rajoy.

Sin embargo, el marionetil presidente, fiel a sus preceptos —principios es una palabra demasiado valiosa para hacer referencia al ideario de tan bajo personaje—, optó por su característico balbuceo y una declaración institucional fría, exenta de alma en cualquiera de sus acepciones, llena de lugares comunes y sin ningún contenido. Lo hueco empieza a ser marca de la casa.  Ya lo había hecho hacía poco al morir uno de los músico más grandes de la historia y el más importante del siglo XX en España, veremos si no lo es también del XXI. Aunque peor, que me perdone Paco de Lucía, fue lo ocurrido con un parrafito que se le escapó al departamento de prensa de Moncloa a la hora de dar un pésame, dicho parrafito provocó que el gabinete del presidente mostrara sus condolencias por un motivo equivocado o a las personas equivocadas, según se mire. Parece que ya deberíamos estar acostumbrados.

Y así estamos, unos en sus tumbas y otros mandando.

Standard