Notas de lectura

La vida a solas (‘La lluvia amarilla’, Julio Llamazares)

Hasta hace algo más de un año no había leído nada de este autor, pero La lluvia amarilla, es el segundo libro que leo y me ha encantado, como el primero que leí, El río del Olvido. Puede que sea el lenguaje que lo envuelve todo, pero no es  sólo eso. Puede que sea el personaje y las formas con las que interacciona con lo que le rodea, pero es algo más.

Portada de 'La lluvia amarilla', de Julio Llamazares / Opalworks

Portada de ‘La lluvia amarilla’, de Julio Llamazares / Opalworks

Quizá el haber nacido en un pueblo que hoy está sepultado por un pantano le imprime un carácter especial al autor y ese tipo de detalles hacen que alguien me caiga bien –como aquella vez que conocí a un tipo que había nacido en un país que ya no existía. Creo que sencillamente es que disfruto leyendo, por muy duro que sea este libro, que lo es y mucho.

En La lluvia amarilla, Llamazares da voz a Andrés, el último habitante de Ainielle, un pueblo del Pirineo Aragonés que como muchos otros de la zona ha sido paulatinamente abandonado por sus habitantes.  En compañía de su perra, Andrés desgrana recuerdos y sensaciones de un pasado cada vez más lejano a la vez que va soportando el día a día sin más compañía que su perra en un lugar donde el invierno es salvaje.

Ya es casi un lugar común aquella verdad de que “el hombre es un lobo para el hombre” o nuestro comportamiento salvaje para con los demás –con la coletilla de “más si cabe en un momento como este”–, pero de lo que deja constancia este libro es de que si el hombre es un animal en compañía, en soledad es un animal que se sabe herido y se va haciendo cada vez más resentido con aquellos que él considera que lo abandonaron, literal o metafóricamente.

Ni siquiera el rico lenguaje de un libro lleno de belleza –desde la propia lluvia amarilla del título– puede salvar al personaje. Esa belleza característica que impregna cada rincón es una herramienta más para profundizar en la soledad y llevar al lector por el camino de un personaje que sabe que nunca más estará acompañado, aunque es cierto que los personajes que habitan el texto hacía mucho tiempo que estaban solos, aunque no fuera físicamente.

La lluvia amarilla es la narración del final de una persona, pero también de un pueblo, de una estirpe y de un modo de vida, algo a lo que no debemos acostumbrarnos, aunque haya habido muchos otros finales antes y los sigamos viendo cada día.

  • Ficha:
    La lluvia amarilla, de Julio Llamazares. Editorial Booket, edición de bolsillo del año 2006 en su reedición del 2013. Fecha de publicación: 1988.
Standard