Sobrevivir a los domingos

El búfalo de la noche, de Guillermo Arriaga: palabras de gasolina

Portada del libro en la edición de 'Verticales'

Portada del libro en la editorial Verticales

La primera vez que supe de este libro fue porque se asomaba al escaparate de una librería de Granada, recuerdo que el título me llamó la atención y me lo apunté. No recuerdo la portada, pero estoy seguro que no es la misma que lleva el ejemplar que acabé comprando tiempo después.

No me sonaba el autor, pero con una ligera búsqueda supe de quien se trataba, aunque no había visto ninguna de sus películas, en aquel momento, casi como hoy, es conocido principalmente por su labor como guionista.

Pero todo eso da igual, lo importante es un libro que si hay una palabra que lo defina es “tenso”. También podría ser denso, pero no por la escritura ni por el tema, sino por el aire que te obliga a respirar mientras avanzas párrafo a párrafo.

Me costaría encontrar un libro en el que todos los elementos encajen tan bien y, sobre todo, que consiga llevar al lector justo al sitio donde quiere llevarlo tan descaradamente; se podría decir que estás casi a su merced.

Desde el primer momento el libro te agarra. No te conduce, sino que te lleva y no hay forma de pararlo.

Aunque se podrían escribir páginas y páginas sobre este libro, casi todo sería palabrería comparado con el mismo, algo que no ocurre siempre. Así que mejor parar y sencillamente disfrutarlo.

Ficha:
El búfalo de la noche, de Guillermo Arriaga: novela de 1999 reeditada en España en 2009 por la editorial Belacqva.

Standard