Notas de lectura

Salir de la decadencia (‘La calle Great Jones’, Don DeLillo)

Portada de La calle Great Jones, de Don DeLillo / Departamento de Arte y Diseño, Área Editorial Grupo Planeta

Portada de La calle Great Jones, de Don DeLillo / Departamento de Arte y Diseño, Grupo Planeta

Editado en español 40 años después de que viera la luz, decidí leerlo porque me ponía en contacto directo con la primera época de un autor de referencia con el que tenía una deuda pendiente. Además, hablaba del rock.

A pesar de la buena disposición, el libro me ha resultado decepcionante. Empieza con un pasaje extraordinario y todo el espacio del libro que se ocupa de diseccionar lo ridículo de una industria cultural que es, básicamente, decadencia y pose, alcanza unas cotas altísimas, pero el segundo argumento del libro, por llamarlo de alguna forma, está vacío. O al menos yo no he sido capaz de entrar en él.

Bucky Wunderlick es una estrella de rock planetaria que abandona su grupo en pleno éxito hastiado y cansado del mundo alucinado que le rodea, algo que todo el mundo quiere perpetuar menos él. Continuar en ese círculo, algo a lo que se niega, o el suicidio parecen ser las únicas alternativas “nobles” que se le presentan a Wunderlick.

Entre rumores sin sentido sobre su vida, visitas de managers y ayundantes de estos, una chica, periodistas, advenedizos, un vecino escritor y una comuna agrícola en busca de una droga muy podersosa, Bucky intenta recomponer su vida en un pequeño y desvencijado apartamento de Nueva York.

Como ya he dicho, es cierto que el libro está escrito con bastante ingenio, sobre todo cuando el personaje se enfrenta al absurdo mundo del que quiere salir, lo hace siempre desde la ironía y el laconismo, pero todo lo que sale de ahí acaba llevando el libro al ridículo, usando una subtrama, que llamarían los teóricos pedantones, absurda y que no aporta al libro.

La disección del mundo cultural, al menos una parte de este, junto al drama personal e individual de quien está abandonando un circo en busca del camino propio son los puntos más fuertes del libro. Todos tienen claro quien debe ser Bucky Wunderlick excepto el mismo, que sólo tiene interés en bajarse del mundo, ver, pensar y buscar su propia ruta.

Aunque está magistralmente escrito, si lo que se escribe no conduce a nada, el libro acaba quedando cojo. Es un poco atrevido y pretencioso por mi parte, pero creo que podría haber sido una gran novela corta con la historia del músico decidido a dejar de lado todo lo que no quiere ser –el mundo en el que ha vivido los últimos años– mientras busca su propio camino.

A pesar de todo, no me rindo y volveré a este autor, prometo contar lo bueno y lo malo que encuentre.

  • Ficha:
    La calle Great Jones, de Don DeLillo (título original, Great Jones Street). Publicado en 1973 y traducido por primera vez al español en 2013 por Javier Calvo. Editado en 2013 por Seix Barral en la colección Biblioteca Formentor.

Standard