Sobrevivir a los domingos

Relatos salvajes, de Damián Szifrón: Todos lo llevamos dentro

Bukowski decía que no son las grandes desgracias las que vuelven loco a un hombre, sino las pequeñas cosas y lo ejemplificaba con algo que todo el mundo ha experimentado alguna vez: el cordón del zapato que se rompe al ir a atarlo un día cualquiera que llevamos prisa. Algo de esto tiene Relatos salvajes, una película poco común en su planteamiento: son historias independientes con el único motor de la rabia ante una injusticia o más bien lo que provoca la contención ante ésta. Rabia, injusticia, impotencia, ganas de reaccionar ante un mal injusto, la contención de una respuesta violenta, el mal que provoca esa contención y al final la liberación por sacarlo fuera, algo que seguramente nos haría más libres pero acabaría haciendo imposible vivir en una sociedad. Todo eso está en Relatos salvajes.


Tráiler de la película

Todos nos vemos reflejados en algún momento de la película, muy bien escrita y dirigida por Damián Szifrón. Además, la nómina de actores −Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia, Dario Grandinetti, Érica Rivas, Oscar Martínez, Rita Cortese…− no hace más que enfatizar en lo que presenta el guión y ayudar a empatizar con los personajes.

Especial mención requiere el genial fragmento dedicado a ese héroe del pueblo llamado “Bombita”. No vamos a contarlo −sería mutilar una de las mejores partes de la película−, pero sí decir que quizá por ser el menos extremo en su principio es el que más puede atraer al público. Todos hemos vivido un episodio como el que sufrió “Bombita”, todos hemos sentido la impotencia y tenido ganas de reaccionar como él. De hecho, sería de justicia, al menos justicia poética, reacionar así: TODOS LLEVAMOS UN “BOMBITA” DENTRO.

En definitiva, un plan perfecto para sobrevivir a este domingo. O a un domingo cualquiera. O a cualquier día.

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *